La Obra de San Pedro Apóstol (OSPA) es una de las cuatro Obras Misionales Pontificias que busca sensibilizar a todo el pueblo de Dios sobre la importancia del clero local en los territorios de misión, e invitarlo a colaborar espiritual y materialmente en la formación de los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa en las iglesias de misión.

Es una Obra universal de cooperación a las misiones a través de la plegaria, el sacrificio, la promoción de las vocaciones misioneras, el apelo a la generosidad de los cristianos de todo el mundo, la constitución de un fondo central de solidaridad para las llamadas iglesias de misión y la información a los cristianos sobre la vida y las necesidades de la Iglesia.



La Obra Pontificia de la Infancia y Adolescencia Misionera es una de las cuatro Obras Misionales Pontificio Episcopales. Está plenamente organizada en más de un centenar de países en los que los niños de todas las razas trabajan por otros niños que de algún modo se hallan más necesitados de ayuda en su dimensión material, humana y espiritual.

"Todos los sacerdotes deben de tener corazón y mentalidad misioneros, estar abiertos a las necesidades de la Iglesia y del Mundo..." (RM 67)

.